Cambio de tiempo

A Paula Aguirrezabala

 El invierno

es tremendamente frío para los que no han estudiado,

para aquellos que no conocen los números que resta

hacer un máster.

El verano no cambia ni mejora las cosas.

Los que pueden permitirse airear su selva

y dejar a las cobayas fuera respirando su peste calenturienta

las sobras de un aire acondicionado de cinco estrellas

en la boca manchada por el hambre.

 

Cómo salir de la cueva de cartones roídos

si para romper el muro hacen falta escaleras, trampolines.

No existe el cambio de estaciones para los que sufren

el tiritar del reloj alicaído y en llamas,

no existe para los pobres una mejora del tiempo,

que sigue siendo una forma ridícula

de inventar nuevas formas de supervivencia,

mientras otros se jactan de sus títulos y orlas.

Quién ha vendido la posibilidad de una fortuna

de una vida digna a la universidad privada,

al amiguismo invicto, a la corrupción normalizada.

 

Lucha por tus sueños está grabado en los columpios de los parques,

pero los niños se llenan de heridas y levantan la falda a las chicas,

todo parece un microinfierno según tus gafas.

 

Ninguna imaginación sacia,

la vocación no se materializa en forma de pollo con patatas.

Estoy de rodillas,

nadie sabe que canturreo rezando en la cabeza sin darme cuenta.

 

Pienso que este sistema va a quebrar,

una generación de niños jugando a ser Dios

han depositado sus maquetas, sus libros, sus pequeños cortos de ciencia ficción

y no van a quedarse en silencio jugando a la comba

acariciando mascotas y tatuándose unicornios

no van a aceptar que las ongs vendan salarios rápidos casi únicos

a puerta fría llamando con los nudillos aún tiernos

suplicando una oportunidad de rodillas el alma

aunque erguidos por la potencia de Disney

en nuestras mejillas el símbolo de la huida de los compañeros.

 

Soy un vestigio,

no puedo ser enfermera mientras los hombres se van a la guerra

porque no se hacer ni un torniquete

y quiero luchar con todos mis dientes

clavarle los colmillos al presidente,

exigir una palabra,

hable,

hable de verdad con la voluntad desnuda,

hable sin discursos escritos,

hable de rodillas como los desheredados de sus medallas,

hable como los bichos raros que no pueden pronunciar la libertad

y trafican con cualquier cosa

el mundo no permite ser esquivo a la monstruosidad

si no tienes monedas para los ojos.

 

Las vacaciones consisten en probarse nuevas cuerdas

con las que sostenerse en el vacío

aprendiendo los principios del paracaidismo,

se acerca un sol de injusticia,

un sol carcelario para tostar las venas en la calle

y ansiar la lluvia ácida de las oficinas del paro.

Sentirla fría y amarla.

 

Luces de colores para navidades inexistentes,

fabrico luces de colores para mis hermanos,

estoy en la trinchera de las palomas cojas,

mi lugar no tiene enchufes, empujones o esperanza.

 

Me haré empresaria por presión de un universo

encogido en la lavadora, mujer emprendedora,

he aquí mi potencia

por un momento creeré ser otra cosa que una simple evolución del mono,

es importante creer para triunfar,

I want to believe,

I want to believe,

I want to believe.

 

Me siento ajena a un triunfo que me corta las trenzas

y me araña la espalda para hacerme suya.

Todo lo que tengo está en mi alma,

solo me debo a mis respuestas

y un sí rojo me acuna cuando me sé desprotegida.

 

Parece que hoy la trituradora no suena,

parece que hoy los pájaros de pico gris alcanzan las ramas de olivo

y traen noticias de paz

aunque es de noche.

 

Me he hecho cicatrices para sembrar el bien

espero que los que manejan hilos estudien la huella del silencio

sin planes ni mafias

eso no se puede aprender con ningún patético uniforme de colegio privado.

No soy ninguna superheroína

me guío por las voces que me dicen que de palos a la piñata

y no soporto su timbre sin cara.

 

Nuestra identidad es lo único que podemos llevar como collar

si no nos quitan nuestros verdaderos nombres

para convertirnos en números que jamás podremos roer

ni entender hasta donde llegan sus sombras de pirámide

seremos para siempre un pequeño temblor

que tan solo les haya causado un pequeño susto cavernícola.

 

Mantengamos a salvo nuestro nombre

nuestro espíritu de comunidad bailable

bailemos con el caos como sombrero

un caos justo

un caos necesario

un caos brillante

un caos anónimo.

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: